Cómo establecer tus precios como profesional independiente o freelance

Determina el valor por hora de tus servicios profesionales para dejar de sobrevivir y comenzar a prosperar


Fijar nuestros precios freelance es una tarea que involucra factores muy relativos por varias razones, pero la principal es que cada negocio es diferente, cada profesional freelance trabaja diferente, las necesidades del modelo de negocio de cada quien son diferentes y sobre todo, las necesidades en casa son diferentes para cada quien.

Si no tomamos en cuenta una serie de variables para fijar precios que cubran todas las casillas, es muy fácil llegar a un desequilibrio entre el dinero que ingresa y el que egresa.

No sólo me refiero a cuestiones como tus gastos fijos mensuales, existen cuestiones relacionadas con tu posicionamiento de marca, con tu mentalidad en relación al dinero, con la efectividad de tu modelo de negocio, con tu falta de metas palpables, entre otras, que pueden estar tomando -o no tomando parte- y por ello el resultado de tu carrera no está siendo lo que esperabas en el campo económico. 

Cómo establecer tus precios como profesional independiente.png

Así que si te sucede algo como lo siguiente:

¿Pareciera como si un agujero negro se tragara todas tus ganancias?

¿Tienes la sensación de que tu negocio de alguna forma va creciendo, pero en la cuestión financiera, al final no sobra nada… y hasta falta?

¿O te sucede que la mayoría de tus clientes constantemente te están pidiendo descuentos? Y que, para acabarla ¿te falta firmeza para negarte?

 

Existen varias razones por las que esto puede estar sucediendo, pero las más comunes son:

  • NO FUISTE INTENCIONAL AL MOMENTO DE ESTABLECER TUS PRECIOS.

  • LA FORMA EN QUE PRESENTAS TUS PRECIOS, NO TRANSMITE SU VERDADERO VALOR. 

  • NO ESTÁS OFRECIENDO TUS SERVICIOS ANTE EL CLIENTE ADECUADO.

  • Te hace falta promover más -y mejor- tu marca.

Determinar los precios correctos para tus servicios es algo complicado pero vital para el prospero desarrollo de tu negocio.

Es súper fácil caer en cuestiones como “tía, ¿cuánto pagarías tú por esto?” o en la creencia de que “si Chuchito Pérez cobra tanto por algo similar, entonces me conviene cobrar un poco menos para “hacerle competencia”.

Si tú has determinado tus precios usando este tipo de parámetros, te entiendo, yo lo hice también, si no cuentas con la información necesaria o completa y, sobre todo, si no tienes una intención bien definida en cuanto a lo que quieres generar con tu negocio, difícilmente te planteas otro tipo de variantes… 

Y claro que es importante que cuentes con las opiniones que puedas, y que conozcas los precios de tu mercado, pero… PEEEEEERO… Cada negocio es diferente, existen distintos tipos de cliente que pueden tener ideas muy variadas sobre lo que podría o no costar el mismo producto o servicio -entiéndase que lo que opina tu tía no es ley-  y también sucede que la historia de tu relación con el dinero y aquello que persigues en tu vida serán siempre distintos a la de otros emprendedores con los que quizá estés comparando tus precios.

Estos son factores a considerar para armar un panorama que resulte en precios más saludables para aquello que tú ofreces.


Números, número y más números...

Definitivamente tenemos que hacer cuentas. 

Será necesario conocer puntualmente cuánto debemos ingresar a casa, no sólo para sobrevivir sino para vivir una vida realmente próspera. Puedes planteártelo por periodos quincenales, mensuales, trimestrales o como mejor te acomode, pero conocer esta cantidad te ayudara a establecer metas y fijar objetivos para tu negocio.

También debemos conocer de "pe a pa" los gastos fijos del negocio. ¿Cuánto gastas al mes en software?, ¿en personal?, ¿en renta de un local u oficina?

Finalmente, debemos considerar que hay que cubrir económicamente por los días de descanso, días de vacaciones y días por incapacidad o emergencia. 

Ser un profesional freelance me encanta -por muchas razones- particularmente por la libertad e independencia que implica ser tu propio jefe, pero es una realidad que nadie verá por darnos una prima vacacional, o un aguinaldo si no contemplamos esto nosotros mismos.

Y como nuestro tiempo está fuertemente implicado en la prestación de nuestros servicios, es vital que tengamos en cuenta nuestros días de descanso. 


Si no tienes muy claro cómo hacer estas cuentas, te invito a leer mi MINI-EBOOK gratuito:

"Encuentra tus Precios para prosperar" 

que el negocio trabaje para ti, no tú para el negocio

que forma parte de mi Biblioteca de Recursos para Emprender Online.

Obtén acceso como regalo al suscribirte a mi boletín :)


Un poquito de mi historia...

Cuando inicié mi primer negocio, una cafetería en el centro de mi ciudad, me empeñé en poner los precios de mis platillos y bebidas por debajo o, al menos, igual que los de mi competencia más cercana. En mi mentalidad de escasez tenía la idea de que eso era todo lo que un posible cliente podía querer, un lugar más barato que los demás para visitar. No importaba que también me preocupara por crear un buen ambiente, por usar materias primas de calidad, por procurar un buen servicio, en mi mente, el único diferenciador en el que lograba concentrarme era el precio bajo.

Esta forma de pensar dejó fuera muchísimos otros factores que debía tomar en cuenta sobre mi negocio para establecer precios que fueran saludables y que me permitieran mantenerme  -como necesito y como me gusta-, e ir haciendo crecer el business.

Mi primer negocio

-¿Pero si ofrecer mis servicios profesionales a un costo más bajo me hace accesible a más personas?puedes decir.

Puede ser, pero hay algo que he aprendido a la mala en los años de experiencia que tengo como emprendedora y es que no debes ir nunca por todas las personas, debes ir por tu tipo de persona, y ahora te explicaré por qué.

Primero hace falta decir que existen muchas creencias erróneas que nos juegan chueco al momento de establecer los precios que permitan que nuestro negocio crezca de manera orgánica y saludable.

A continuación te compartiré 3 que muchos emprendedores tendemos a tomar como verdaderas respecto a los precios de nuestras creaciones o servicios y que pueden estarnos alejando de lo que realmente queremos construir.


3 ideas respecto al dinero que pueden comerse poco a poco a tu negocio:

Idea uno

La primera idea está relacionado con esto que te digo de ir por tu tipo de persona. Tenemos la idea errónea de que aquello que ofrecemos debe gustarle a todo el mundo… Eso es imposible y además de imposible, bastante estresante y desgastante para cualquier emprendedor, ¿no crees?

Para ponerte un ejemplo de por qué esta idea sólo sirve para drenarte la energía, quiero que pienses en la persona más amable, amigable y sonriente que conozcas. ¿L@ tienes en mente? Estoy segura de que, a pesar de contar con estas bellas cualidades, esa persona no le cae bien a todo el mundo… Quizá ni siquiera te cae bien a ti aunque no sepas decir por qué.

Del mismo modo, tu negocio no podrá agradarle a todos. Por más que te empeñes en mantener todas las áreas a nivel Premium. Es decir, por más que te desvivas brindando un servicio al cliente de primera, por más que te hayas gastado una fortuna en el diseño de tu página web, por más que intentes que tu oferta sea asequible para -según tú- todo el mundo… Tu negocio no puede cautivar a todos.

Te harás la vida mucho más fácil si logras determinar para quién es tu servicio específicamente o quién puede enamorarse de tus creaciones y pones toda tu intención en atraer al tipo de clientes dentro de este grupo que estén dispuestos a pagar los precios que tú necesitas para vivir bien y para que tu negocio prospere. 

Si aquello que haces es definitivamente para un público sin amplios recursos económicos, deberás determinar estrategias que te permitan escalar lo que haces, sin comprometer ni tu tiempo, ni tus necesidades o las de tu negocio.

Si lo que buscas es causar un impacto positivo entre grupos de gente con escasos recursos, quizá puedas trabajar pro bono en ciertas ocasiones o donar un porcentaje de tus ganancias, pero es un hecho que como cabeza de tu negocio, tu deber es asegurarte de generar los ingresos necesarios para poder seguir funcionando, así que siempre habrá un límite de qué tan bajos puedan ser tus precios y te puedo decir, por experiencia propia, que estacionarte cerca de ese límite inferior (sobre todo sin una estrategia que respalde esta decisión) puede convertir tu negocio en una aspiradora que se lleve tus horas, tu energía y toda tu ganancia… Pregúntame con confianza que sé de esto… :S


Idea dos

 

La segunda creencia que puede desviarte de encontrar el precio ideal para tu creación o servicio es que pienses que “el promedio” de precios de tu mercado es el correcto para ti. Y pongo entre comillas “el promedio” porque, la verdad, eso es algo muy relativo.

Estoy segura de que si analizas el mercado en el que te desenvuelves, el rango de precios desde aquel que ofrece el producto o servicio que resuelve la misma necesidad que el tuyo al precio más bajo, hasta el que cobra el más alto,  puede ser tan amplio, que tratar de entrar en “el promedio” debe de cualquier forma abrirte varias posibilidades de precio.

Aquí lo más importante, es comprender que es posible que el precio promedio no sea el adecuado para ti.

Dependerá de tus aspiraciones personales, los planes que tengas para tu negocio, el tiempo que inviertas creando y preparando tus servicios y los resultados que brindan a tus clientes, si cuentas con personal o no, si tienes un local o no, y muchísimo más.


Idea tres

 

La última creencia, la verdad es que no es una sola, se trata de todo un conjunto de creencias culturales respecto al dinero, que a muchos nos han acompañado desde pequeños, que han forjado una relación de "amor y odio" respecto al dinero y que, de manera inconsciente, nos sitúan en un pensamiento de escasez.

Frases como “ganarse el pan con el sudor de la frente”, “con dinero baila el perro”, “los ricos no van al cielo”, o "el dinero no crece en los arboles”, escuchadas a lo largo de nuestra vida, van grabando una idea en nuestra mente de que el dinero vuelve malo a quien lo tiene y/o que hacer dinero es algo que debe costarnos mucho

Inevitablemente comenzamos a actuar acorde con estas creencias y finalmente, nuestra realidad se vuelve un lugar donde hacer dinero o mantenerlo es difícil y donde, en el fondo, no aspiramos a tener mucho más por no querer transformarnos en esas personas codiciosas y corruptas que, "sin duda alguna", son todos aquellos que tienen dinero de sobra.

Estas ideas, de forma consciente o inconsciente, te están impidiendo establecer los precios que tu negocio necesita para prosperar.


cómo mejorar las finanzas de nuestro negocio freelance

Pero ¡NO TE PREOCUPES!

No estoy planeando echarte todo esto en cara y no ofrecerte ninguna forma de ir mejorando ;)

Entonces ¿qué podemos hacer para mejorar la salud de las finanzas de nuestro negocio freelance?

Derrumbar las primeras dos creencias de las que te hablé no es algo taaaan complicado. Simplemente hay que encontrar espacios para iniciar una conversación sobre el tema. 

Probablemente mientras vas leyendo este artículo, ya has comenzado a modificar tus pensamientos respecto a algunas ideas erradas y mal entendidas sobre los métodos que comúnmente se usan para establecer precios. Ahora, sólo te hace falta información.

DOS TAREAS PARA EMPEZAR A MEJORAR NUESTRA RELACIÓN CON EL DINERO

Para ir haciendo algo de tarea y dejarte trabajando un poco, voy a pedirte dos cosas:

Primero que reflexiones y decidas cuál es el público objetivo de tu negocio. 

¿A quién vas a dirigirte específicamente? 

En esta era social y de internet, las posibilidades se han vuelto infinitas, existen todo tipo de ofertas en el mercado. La manera en que podrás destacar será especializándote y concentrándote únicamente en servir bien a tu público objetivo.

No te espantes, aunque sientas que estas cortando tajos completos de población, existe gente suficiente para que tu negocio sea próspero sirviendo a un tipo de cliente especifico. Repítete este mantra para ir abriendo tu mente a la abundancia:

"Existen suficientes clientes ideales a los que puedo servir"


 

La segunda tarea es que comiences a ponerle nombre, número y fecha a tus metas. 

Conocer tus objetivos con lujo de detalle, inmediatamente te coloca en un estado mental diferente, uno más alerta y estratégico y comenzarás a trazar planes más específicos y eficaces.

Por ejemplo, si la meta que has establecido es tan amplia como “causar un impacto positivo con mi negocio”, esta muy bien, pero eso no te da las pautas a seguir sobre cómo, cuándo, a quién, con qué, etc, etc…

…Si eres capaz de determinar que para diciembre de 2018 quieres haber generado 50% más ganancias que las de 2017, ayudando de manera “X” a un sector de tu mercado “Z”, eso inmediatamente comienza a marcarte las pautas a seguir. 

Tu mente empezará a planear para lograr aquello que te has propuesto y los pasos a seguir se irán develando. 

Puedes establecer metas especificas realmente en cada ámbito de tu vida, pero para fines de lo que hemos venido hablando, al menos hazlo con las metas financieras que tienes para tu negocio.

Comienza chiquito para ir practicando. ¿Qué quieres ver en tu vida y en tu negocio en los próximos 3 meses? ¿En los próximos 6?


Casi para acabar esta parte, debo ser bien franca contigo y decirte que mandar a volar de una vez por todas cada una de las creencias culturales sobre el dinero que hayas podido ir adoptando a lo largo de tu vida, es una cuestión que toma tiempo y disciplina en distintos hábitos, no pasa de la noche a la mañana, y te aseguro que yo trabajo todos los días en ello, pero aunque sea un poco más complejo no me va a impedir intentar compartirte algo para que vayas empezando.

Un hábito poderoso:

Es una práctica muy bella y te ayudará a ir trasformando la idea que puedas tener de las personas que tienen mucho dinero… Sí, yo sé que hay gente mala con dinero… pero también la hay sin dinero, así que ¿por qué nos vamos a concentrar en la gente mala? Rica o pobre, ¿porqué vamos a gastar nuestra energía pensando en la gente mala?

En lugar de eso, me gustaría que comiences a guardar, ya sea en un archivo de tu computadora, en un diario o simplemente en tu corazón, todas las historias sobre generosidad, caridad y humildad que encuentres relacionadas a empresarios que generen miles de dólares anualmente o aquellos que hayan alcanzado el éxito que tú buscas para tu vida. Te aseguro que encontrarás muchas.

Busca también historias de empresas de éxito, cuyos procesos o materiales sean más sustentables y amables con su entorno. ¿Cómo lo hacen? ¿Cuáles son los valores sobre los que han fundado su éxito?

Comienza a pensar en lo que podrías hacer tú por tu comunidad, país o planeta, si tuvieras los recursos económicos necesarios para destinarlos a una buena causa.

Te prometo que traerá muchísimo más a tu vida concentrarte en este tipo de historias, que en las de gente corrupta o avara que, pues sí, sucede que tiene dinero.


Tu marca, tu mensaje y tu confianza...

Ok, también puede pasar que lo anterior no sea tu caso. Tú estás convencida de que tus precios son los adecuados, sabes que no son los más bajos ni los más altos de tu industria y has hecho las proyecciones necesarias para calcular que trabajando a un ritmo constante y cómodo para ti, podrás lograr los ingresos a los que aspiras.

Encuentras que tu problema radica en que todos los prospectos con los que inicias una conversación simplemente se alejan cuando llegas a la parte del precio o peor aún, te piden un descuento… 

Es probable que estés presentando tus precios de manera insegura o que no los estás respaldando con la marca y el mensaje necesarios.  

¿A qué me refiero con esto de la marca y el mensaje necesarios?

Primero, me refiero a que si los puntos de contacto de tu negocio con los que pueden interactuar tus prospectos no cuentan con procesos claros y profesionales, o no lucen bien diseñados o no se perciben como estables, tus posibles clientes no te verán con la seriedad necesaria para respetar tus precios. 

No estoy diciendo que sea lo correcto, pero observa cómo es que en un tianguis la gente está de lo más acostumbrada a regatear los precios, pero si se trata de comprar algo en la tienda de un centro comercial, nunca se atrevería a pedir un descuento, aunque en ocasiones el mismo artículo pueda estar más caro que en el tianguis. Te repito, no digo que este comportamiento sea correcto o no – esa es otra conversación- pero es una realidad.

Así que quizá sea conveniente hacer una revisión de todos los puntos de contacto de tu negocio dispuestos al público en busca de áreas que puedas mejorar.

Algunos ejemplos de lo que puedes revisar, son: 

  • Mensaje de marca claro, fresco y llamativo.

  • Sitio web actualizado.

  • Contenidos que aporten mucho valor a tus posibles clientes en tu blog y redes sociales.

  • Uso eficaz de autorrespondedores y sistemas de gerenciamiento de procesos.

  • Correo electrónico brandeado.

  • Publicidad clara y en el lenguaje de tus clientes.

Tanto si determinas que tus puntos de contacto se muestran lo suficientemente profesionales y estables como si has determinado que necesitas hacer algunos cambios, no dejes de hazte las siguientes preguntas:

¿ESTOY OFRECIENDO MIS PRODUCTOS O SERVICIOS AL MERCADO ADECUADO?

¿Mi mensaje de marca transmite el verdadero valor de los resultados que ofrezco a mis clientes?

¿ME SIENTO CONFIADA DEL VALOR QUE ESTOY OFRECIENDO DE MANERA QUE, AL MOMENTO DE COMPARTIR MIS PRECIOS, LO HAGO CON SEGURIDAD, SOLTURA Y FIRMEZA?

Si tu respuesta a estas preguntas es un “no sé” o, de plano, un rotundo “no”, debes estar consciente que esto también afecta la forma en que tu marca es percibida. 


Y si lo que tienes es un problema de confianza en tu producto o servicio, recuerda que el dinero es un medio de intercambio, si tú ofreces valor a otra persona, esa persona debe darte valor a cambio… En este caso, tú ofreces tus creaciones o tu tiempo y experiencia, y debes recibir valor monetario a cambio

gana confianza para establecer los precios de tus servicios profesionales

No estás pidiendo nada que no merezcas o que no te hayas ganado. Así que la próxima vez que alguien te pida un descuento sin razón alguna, haz una respiración profunda y piensa mientras respiras

“Yo doy valor, y merezco valor a cambio”,

y al finalizar la  respiración dile a tu cliente de la manera más amble pero firme que puedas, que de momento no estás manejando ninguna promoción ni tienes planes de hacerlo proximamente.


Pero bueno, ¿cómo puede éste ser un articulo que habla sobre poner precio a nuestros servicios profesionales sin realmente haber hablado mucho sobre números?

Aunque estoy convencida de que establecer precios que sean los óptimos para aquello que ofreces no se basa únicamente en el estricto resultado de realizar algunas formulas, sí que existen formas de jugar con los números para obtener un número que nos vaya acercando al adecuado.

Te invito a descargar mi MINI E-BOOK gratuito

"Encuentra tus Precios para prosperar" 

que el negocio trabaje para ti, no tú para el negocio

que forma parte de mi Biblioteca de Recursos para Emprender Online.

Obtén acceso como regalo al suscribirte a mi boletín :)

Donde haremos las cuentas necesarias y jugaremos con los números de forma que encuentres aquellas cifras que verdaderamente funcionen para que tu negocio sea próspero y para que tú comiences a traer a la realidad la vida que ahora está en tus sueños.


Y si estás interesada en un programa integral que te ayude a conocer el panorama financiero completo de tu negocio y te vaya guiando hacia una relación más prospera con el dinero, me complace anunciar que estoy a unos días de lanzar mi primer curso en Udemy:

Establece el valor por hora de tus servicios profesionales

para dejar de sobrevivir y comenzar a prosperar



¿Para quién es el curso?

Está dirigido a todos aquellos profesionales independientes que se dedican a intercambiar su tiempo por dinero:

Coaches, fotógrafos, traductores, diseñadores, talleristas, instructores, programadores, nutriologos, copywriters, consultores, etc…

Y necesito hacer un paréntesis para decir que para mí está claro que lo que realmente brindas es un resultado y no una simple hora de trabajo y al vender tus servicios definitivamente debes destacar los resultados que tu cliente puede obtener de su colaboración contigo pero, al final del día ese es el intercambio que estás haciendo.

Tus horas invertidas en un proyecto a cambio de un pago, tus horas invertidas en dar consulta a cambio de un pago, tus horas invertidas en fotografiar y editar a cambio de un pago...


¿Cuál es el objetivo?

Mi intención con este curso es que cuentes con todos conceptos necesarios para determinar el precio por hora que debes cobrar para impulsarte a crecer con tu negocio como ambisionas y a vivir la vida que deseas, para dejar de ser el hamster que está "dale y dale" a la rueda dentro de su jaulita sin llegar a ningun lado.

Cuando establecemos los precios de nuestros servicios profesionales, muchas veces nos limitamos a revisar qué está haciendo la competencia, o a invenstigar cuál es la media de la industria o, en el peor de los casos, a preguntar a nuestros familiares y amigos “¿cómo cuánto pagarías tu por x o y?”

Esto se recrudece cuando venimos de un trabajo convencional donde alguien más determinó -y limitó- el salario que podíamos percibir. Al volvernos independientes queremos tener a alguien que decida por nosotros cuál es el precio que debemos poner a nuestros servicios.

Si eso es lo que buscas en este curso, temo desilucionarte.

Aunque en la primera sección del curso vamos a aplicar bastante las matemáticas, yo no voy a darte una formula mágica todopoderosa para resolver la ecuación. Quiero que cada lección te sirva para ir haciendo los ajustes necesarios y para establecer estrategias que te empoderen para cobrar lo que mereces y lo que quieres cobrar por tu trabajo.

Fijar el precio correcto de tus servicios y afinar tu modelo te ayudará a prosperar, a contratar el personal adecuado para aligerar tu carga de trabajo, a invertir en equipo, software y diseño y creación de procesos que puedan potenciar tu ventas, lo que lleva a más crecimiento.

Si tus precios no son correctos, estarás dando vueltas en círculos -en el mejor de los casos- pero corres peligro de caer en deudas, enfermarte por el estrés y el desgaste al que estás sometido y te será prácticamente imposible brindar una buena experiencia a tus clientes. 


¿Qué puedes esperar de este curso?:

Como te mencioné anteriormente, hay muchas variables a tomar en cuenta al momento de establecer nuestros precios como independientes o freelancers.

Para mi es un ejercicio de equilibrio, es encontrar el balance perfecto para cada quien entre los siguientres factores:

  1. Cuáles son nuestras metas personales y para el negocio

  2. Qué tanto nos permiten cobrar nuestras propias creencias limitantes

  3. Qué tanto podemos simplificar y optimizar nuestro modelo de negocio

  4. Qué tan efectivamente posicionamos y promovemos nuestra marca

Al finalizar este curso serás capaz de incluir estas variables dentro de tu estrategia para fijar precios.

Determinarás cómo tu falta de metas concretas afecta la manera en que haz establecido tus precios y realizarás los cálculos necesarios para reajustarlos.

Serás capaz de detectar si tu posicionamiento de marca y la forma en que promueves tu marca están siendo congruentes con tu oferta, tu cliente objetivo y el precio que has establecido.

Sabrás detectar áreas de oportunidad en tu modelo de negocio.

Conocerás nuevas formas de generar dinero para complementar tus ingresos como profesional independiente o freelance.

Finalmente, descubrirás cómo tus creencias limitantes pueden estar impidiendo que generes o retengas el dinero y qué puedes hacer para cambiar esto.

Para tener éxito con estas metas, es importante, antes que nada que mantengas tu mente abierta, pues este curso no es tan matemático como podrías imaginarte.


¿Cómo nació este curso?

Realmente es la versión 2.0 de mi curso llamado "¡PONLE PRECIO!" que sembraba la idea pero se quedaba un poco corto al momento de brindar un verdadero plan de acción.

Pero bueno, mis ganas de crear un curso de este tipo nacen de los problemas que yo misma he tenido que superar con respecto al dinero.

Aprender sobre money mindset de expertos como Kate Northrup y Tara Gentile, me ayudó a descubrir la forma tan profunda en que mis ideas preconcebidas respecto al dinero habían afectado mi relación de pareja y mi primer emprendimiento.

Además, como apasionada del desarrollo de marca que soy y lo mucho que disfruto aprendiendo e implementando nuevas estrategias de marketing y nuevas formas de hacer negocios online, ahora sé lo mucho que esto también puede tomar parte al momento de crear un negocio que nos haga prosperar en todos los sentidos de la palabra.



Cómo establecer tus precios freelance.png

Te mando un fuerte abrazo,

nos encontramos muy pronto

y recuerda:


 

Espacio dedicado a que profesionales independientes y creativas como tú encuentren su lugar en este loco mundo digital.


Revisa por categoría:


¡Hola, soy Ale!

Estratega de negocios en línea y diseñadora web en Squarespace. 

Soy viajera de corazón, campeona de maratones en Netflix y, para el sushi, siempre tengo un "huequito".

Más sobre Ale→


Suscríbete mi boletín

y obtén acceso a

los regalos de bienvenida

que tengo para ti :)



También te puede interesar:


Reciente en el blog: