¿Cómo monetizo el sitio web de mi marca personal?

Mi experiencia y aprendizajes construyendo un negocio online.


Monetizar el sitio web de mi marca personal fue mi objetivo desde el momento que supe que era posible ganarse la vida emprendiendo online.

Como me metí de lleno a consumir cuanto curso, libro o podcast se cruzara por mi camino sobre el tema, rápidamente descubrí que la mayoría de los expertos coincidían en una cosa: la mejor forma de posicionar una marca personal es compartiendo contenidos de valor sobre tu tema de expertise, y albergar estos contenidos en el blog de tu web.

Aquí hago un paréntesis para decir que como blog puedes pensar en uno integrado por artículos de texto, o un video-blog, o un podcast. Aunque el formato es importante, lo vital es generar buen contenido. Siempre que aquello que publiques en tu blog ayude o inspire a tu audiencia objetivo estarás encaminada a posicionar tu marca personal como referente en tu tema.



Crear contenido es una tarea de mucha experimentación, hay mucha prueba y error cuando vamos empezando, sin embargo, es algo que de una u otra forma se va perfeccionando con la práctica. Cuestiones como perder el miedo a hablar a la cámara, desarrollar un tono genuino al escribir, entender cada vez mejor cómo es que podemos ayudar e inspirar a nuestra audiencia, todo eso se ira aclarando con el paso del tiempo de forma orgánica.

En mi experiencia, lo que más me ha costado descifrar es mi modelo de monetización, es decir, encontrar la mejor forma de generar ingresos con mi sitio web. Y es que no sólo se trata de hacer dinero, sino de disfrutar mientras nos ganamos ese dinero mientras causamos un impacto positivo.

Tu modelo de monetización debe ayudarte a

  • posicionarte con experta

  • a servir a tu cliente ideal de la mejor manera posible

  • lograr el estilo de vida que deseas para ti y para tu familia


mi-experiencia-monetizando-la-web-de-mi-marca-personal.jpg

Este último punto juega un papel muy importante en la creación de un negocio a largo plazo.

James Wedmore habla mucho al respecto en su show “The Mind your Business Podcast”, sobre diseñar un negocio de acuerdo al estilo de vida que quieres.

Pat Flynn también lo decía el otro día en un episodio de su propio podcast “Smart Passive Income”, que es importante seguir a mentores que, más allá de enseñarnos cómo construir un negocio, nos enseñen (o al menos nos inspiren) a crear la vida que queremos. Alinear ambas cosas es muy importante, sobre todo cuando se trata de una marca personal pues, el negocio y el estilo de vida, se entrelazan.

Quizá esto suena lógico y puede hasta parecer simple, sin embargo son tantas las formas de hacer dinero en Internet, y son tantos los expertos dando su opinión sobre cómo hacerlo, que es fácil desconectarse de lo que realmente queremos para perseguir el nuevo consejo o la nueva estrategia.

Entendamos cómo funcionan algunos modelos de monetización y sus implicaciones:

Flexibilidad (de locación y horario)
Inversión (económica y de tiempo para arrancar)

Venta de productos físicos

Realmente no hay mucho que explicar al respecto pues es un modelo que todos conocemos del mundo offline que ha sido llevado al internet con las tiendas en línea en lugar de a pie de calle. Sin embargo, pese a lo simple que resulta comprenderlo, es un modelo complejo pues requiere de una inversión económica más elevada que otros modelos, y es menos flexible.

Por ejemplo, para llevar un negocio online que verdaderamente te permita libertad de locación, difícilmente podrás dedicarte a la creación de productos físicos pues, independientemente de que sólo vendas por internet y que no tengas un local, este tipo de modelo prácticamente te obliga a montar un taller y es complicado viajar si tienes que cargar y comprar nuevos materiales constantemente.

La libertad de horario también es más complicada pues es un modelo de negocio que conforme va escalando requiere que colabores cada vez con más personal en tu taller y que establezcas relaciones duraderas con proveedores, lo que implicará que tengas horarios establecidos. Si bien, todos los negocios requieren estructura y hagas lo que hagas es importante desarrollar ciertas rutinas, algunos modelos permiten mayor flexibilidad de horario que éste.

Flexibilidad= Baja
Inversión= Intermedia- Alta

Dropshipping

Si la venta de productos físicos es algo que te interesa, podrías pensar entonces en un modelo como el dropshiping.

En un resumen que quizá peca de simplón, con este modelo de monetización venderás productos hechos, almacenados y enviados por alguien más desde tu tienda online .

De esta forma a ti te corresponderá concentrarte en la creación de contenidos y promociones relacionados con los productos que tengas en tu tienda.

Muy honestamente, este es un modelo que se encuentra totalmente fuera de mi área así que no puedo profundizar mucho más, lo que puedo apuntar es que me parece un modelo que no se adapta bien para manejarlo bajo una marca personal.

Flexibilidad= Alta
Inversión= Intermedia


Ofrecer servicios

Por ejemplo: diseño, consultoría, coaching, copywriting, redacción, asistencia virtual, community management, fotografía, edición…

Me parece el modelo más fácil de implementar pues no se requiere de tecnología complicada ni de una gran audiencia para hacerlo funcionar y es bastante “portátil”. Muchos servicios pueden realizarse a distancia haciendo uso de herramientas como Zoom o Skype para realizar video-llamadas con tus clientes. 

En el caso de servicios que tengas que presentar en persona, será importante que definas la ciudad o ciudades que puedes cubrir, si estás dispuesta a hacer viajes largos y bajo que circunstancias (viáticos, presupuesto, etc.,) podrías realizar dichos viajes.  

Ya sea con ayuda del tradicional boca a boca o con poco tráfico a tu web y pocos suscriptores, la exposición necesaria para comenzar a hacer dinero ofreciendo un servicio es mucho menor a la que se requiere para hacer funcionar otro tipo de modelos pues requieres pocos clientes (quizás sólo uno al mes dependiendo de tus precios) para generar una cantidad significativa de dinero.

Recuerdo que pasé el primer año de mi negocio online intentando vender productos digitales sin mucho éxito pues mi audiencia era prácticamente inexistente. Sin embargo, una vez que me decidí a ofrecer oficialmente mi servicio de diseño web logré concretar mi primer proyecto por más de $1000 en menos de un mes.

Por otro lado, la experiencia que brinda ofrecer servicios juega un papel importantísimo en la creación de algún producto digital, pues esta experiencia generando resultados para clientes 1 a 1 es la que nos permitirá crear un producto digital de calidad, así que es un buen paso previo antes de adoptar otros modelos de negocio.

Flexibilidad= Intermedia- Alta
Inversión= Baja


Venta de productos digitales

Este modelo de monetización resulta muy tentador pues permite escalar ingresos de formas que los servicios 1 a 1 no permiten.

La venta de servicios digitales no requiere que estés presente durante la transacción ni mientras tu cliente consume el producto, todo el proceso puede automatizarse y, debido a su formato, son productos que sólo requieren que pongas tu empeño en crearlos una vez, y después puedes venderlos cuantas veces quieras. Es por esto que son un tipo de producto que te permitirá cambiar de locación y administrar tu tiempo con mucho mayor libertad que un modelo de venta de productos físicos, por ejemplo.

Dentro de este rubro puedes crear y vender un montón de cosas. Puedes ofrecer desde ebooks, plantillas de todo tipo, cuadernos de trabajo, recursos de diseño como ilustraciones o tipografías, packs de fotografía de stock, guías… hasta cursos completos, talleres o tutoriales pregrabados, etc, etc, etc…

Independientemente del formato de tu producto, de tus precios y de la estrategia de marketing que decidas implementar, recomiendo que pongas foco en hacer crecer tu audiencia primero antes de intentar vender algo.

Esto por dos razones principales:

  • Debido a su naturaleza, los productos digitales son un tanto impersonales y, por ello, necesitas hacer una labor más ardua en la preventa para generar confianza en tus prospectos para que compren un producto digital en comparación de un servicio, por ejemplo.

  • Debido a la cantidad de tiempo que toma crear la mayoría de los productos digitales, es ideal que primero valides tu idea basándote en preguntas y comentarios que te hagan tus clientes y/o tu audiencia… Es decir, que necesitas compartir con tu audiencia, escucharla y, primero que nada, tenerla.

Flexibilidad= Alta
Inversión= Baja- Intermedia

 

Modelo de afiliaciones e influencia

Con tu marca personal puedes hacer dinero haciendo alianzas con otras marcas que estén alineadas con la temática de tu negocio, mediante anuncios, afiliaciones, patrocinios, etc.

Es clave que promuevas o que te patrocinen marcas alineadas con los valores de tu marca, de preferencia marcas que tú misma uses o hayas usado y que estén altamente relacionadas con el tema de interés por el cual te sigue tu audiencia.

Existen marcas que ya cuentan con planes estructurados de afiliación que funcionan de diversas maneras, generalmente te brindan algún código de descuento y/o un link personalizado que tú puedes compartir con tu audiencia. De esta forma pueden registrar cada venta que venga de tu parte y darte una comisión. En estos casos lo único que debes hacer es postularte para participar en dichos programas de afiliación.

En otros casos, son las grandes marcas las que buscan y contactan directamente con referentes bien posicionados que cuentan con audiencias muy comprometidas y les hacen ofertas de patrocinios y comisiones a cambio de que estos referentes promuevan sus servicios o productos.

Este tipo de modelo de monetización depende totalmente de la audiencia que tengas. No requieres de miles de suscriptores o seguidores para arrancar, pero sí debes tener prestigio y contar con la confianza de tu comunidad para conseguir un ingreso que te permita vivir bien.

Flexibilidad= Alta
Inversión= Intermedia

Software como servicio

También conocido como SaaS por sus siglas en inglés Software as a Service.

Esta es, desde mi punto de vista, la forma más compleja de las que presento aquí porque requiere una alta inversión y que te rodees de desarrolladores que hagan muy bien su trabajo.

Malchimp es un ejemplo de este tipo de compañías. Ellos han desarrollado una plataforma que te ofrece el servicio de manejar tu e-mail marketing, así no tienes que mandar boletines y capturar correos manualmente.

Tampoco es un modelo que pueda manejarse fácilmente bajo una marca personal.

Flexibilidad= Intermedia
Inversión= Alta

Los modelos de monetización no están peleados unos con otros, de hecho puedes combinarlos.

Si eres solo-emprendedora como yo, y buscas mantener un estilo de vida flexible en cuanto a tu locación y horarios, mi recomendación es que comiences ofreciendo un servicio para que puedas generar ingresos lo antes posible.

Después y en la medida que vayas entendiendo qué soluciones requiere tu audiencia de ti, serás capaz de desarrollar tus primeros productos digitales.

Finalmente, conforme te vayas posicionando como experta en algún tema, será más fácil que promuevas productos o servicios afiliados con éxito.


Sin embargo, independientemente de la lógica o de las recomendaciones, para mí, este es un tema que requiere que conectemos con nuestra intuición y que, sin miedos ni prejuicios seamos bien honestas con los objetivos que nos pongamos.

Si soy bien honesta conmigo misma, la verdad es que mi objetivo nunca ha sido vender servicios.

He estado reflexionando mucho sobre la siguiente etapa para mi negocio, pues desde hace ya varios meses tengo la certeza de que mi modelo de monetización actual, mi cliente ideal, el posicionamiento de mi marca personal y el estilo de vida que quiero construirme no están en sintonía.


¿Cómo genero mis ingresos actualmente y por qué quiero cambiar mi modelo?

Mi cliente ideal, como ya he mencionado antes, son emprendedoras que van iniciando su marca personal y por ello requieren un sitio web. Sin embargo un servicio de diseño web a medida no es la mejor solución para una emprendedora que apenas comienza.

Por otro lado, mi principal forma de generar ingresos es precisamente diseñando sitios web, por lo que me he posicionado como diseñadora web.

El conflicto llegó cuando me di cuenta que para alinear todas las facetas que de momento no están en sintonía, debo -y quiero- posicionarme como instructora para enseñar mediante cursos y clases, más que diseñar webs a medida.

Di el primer paso para tener una oferta más acorde a las necesidades y al presupuesto de mi cliente ideal, creando mis kits de diseño web, sin embargo, a pesar de que son prácticamente un curso sobre diseño web en Squarespace cada uno, la idea de que son una plantilla va más alineada con un posicionamiento como diseñadora que como instructora o couch de diseño web… Sí, ya vi ese título por ahí -jeje- que no lo pienso usar porque me suena mega raro pero, al final del día, es parte de lo que hago con mis clientes y de lo que deseo escalar con un producto digital.


Retos

Finalmente, si de verdad quiero iniciar el esta nueva etapa en mi negocio, también debo vencer varias creencias limitantes que he venido arrastrando prácticamente desde que empecé online. Creencias como que todo lo que ofrezco debe estar 100% perfecto antes de salir al mercado o que si lanzó algo nadie va a comprar. Es decir, tengo que revolucionar mi marketing.

Conversando con una compañera de mi mastermind hace un par de días, me dijo algo que me movió bastante el piso: que el hecho de que no pudiera concretar mi oferta o que me obsesionara con perfeccionar lo que ya tengo para vender era realmente una resistencia al dinero. Su observación resonó conmigo porque estoy convencida de que llevo ya varios meses contándome historias que sólo me han servido de excusa y me han llevado a poner atención en áreas que no me impulsan a lograr lo que realmente quiero.



Replantear mi modelo de negocio ha implicado reestructurar la forma en que me estaba promoviendo y el mensaje de mi sitio web.

Parar vencer las creencias limitantes que he detectado en estas últimas semanas me he planteado hacer justo aquellas estrategias que hasta ahora he declarado como que no van conmigo o que son estrategias reservadas para gente que, según yo, lleva más camino andado. Estrategias como implementar webinars en directo y lanzar una preventa de mi curso sin que éste se encuentre terminado y mucho menos perfecto.

Es mucho trabajo, emocional, mental y frente a la computadora, y estoy lejos de haber terminado (porque esto realmente nunca acaba) pero comienzo aclararme muchas dudas y creo que puedo salir de la pausa que hice. Esta pausa no fue intencional pero cuando me di cuenta que estaba en ella decidí que era un buen momento pues estar en “modo operativo” creando y creando contenidos sin parar me estaba impidiendo ver el panorama completo.

Te cuento todo esto porque me parece importante comprender todas las implicaciones de elegir un modelo de monetización.

Se trata de mucho mas que elegir lo que está de moda o lo que nos recomiendan los expertos. Hay mucha experimentación, reflexión y autodescubrimiento en el proceso de crear un negocio, y me atrevo decir que aún más cuando se trata de una marca personal y un negocio digital.

¿Cómo ha sido tu experiencia? Cuéntame en los comentarios o mándame un mensaje directo por insta.


Guárdalo en Pinterest :)

hacer-dinero-con-el-sitio-web-de-mi-marca-personal.jpg

También te puede interesar:


Te mando un fuerte abrazo,

nos encontramos muy pronto

y recuerda: